Gyps fulvus

Publié le par Boris Leonardo



El buitre leonado (Gyps fulvus) habita en Europa --desde Portugal hasta Crimea--; África septentrional y Asia occidental hasta el Himalaya y la India. Puede volar durante horas a alturas entre 1.800 y 3.500 metros sobre el nivel del mar, y desplazarse distancias en torno a los 300 kilómetros en busca de animales muertos, de los cuales se alimenta.

Cuando uno de ellos localiza una carroña se forman grandes nubes convergentes, que caen sobre el alimento, no sin peleas.  El cadáver de un gran mamífero: he ahí su gran manjar.

Dentro de la jaula donde sobrevive en el Zoológico de La Habana, el buitre leonado observa el ajetreo de los visitantes, la mayoría niños. Insignificantes criaturas de corta vista, pegadas a la tierra, torpes en su andar.

Resignado a su destino entre barrotes de vulgar materia, el buitre leonado nos observa. Tiene la memoria, tal vez, de la cálidas corrientes de aire que lo mecían sobre las nubes: el recuerdo del cielo vasto. Conoce el principio difícil de la vida, y el final que nos hace idénticos. Sabe que las preguntas que nos agobian, sin respuesta quedarán, inertes. Suyos son el sosiego y la sabiduría. Le pertenece la nostalgia.   

Publié dans Naturaleza- Nature

Commenter cet article