Junio/ Juin

Publié le par Boris Leonardo



Es junio en La Habana y llueve casi todas las tardes. Antes los primeros aguaceros caían en mayo, pero con el cambio climático ya nadie sabe.

La primavera tarda en llegar. Un día descubrimos los flamboyanes cubiertos de flores rojas y amarillas, y estos árboles de la Avenida de los Presidentes, en El Vedado, vestidos de blanco o de un rosado muy tenue.

Pero el esplendor es breve. La lluvia deshace los frágiles pétalos, que cubren las aceras y se tienden sobre el asfalto. Los transeúntes viven por unas horas la ilusión de una nevada.

Fresco, el aire alegra. No importa caminar, hacer malabares sobre los charcos, esquivar el barro; no importa que la nube sea gris, no asusta el trueno; y los paraguas de colores se saludan, y la tierra exhala su promesa de vida.

Junio es mes de ansiedad, el umbral de las vacaciones. Aún la luz no molesta, ni sofoca la humedad ferviente, ni duele la fatiga.

Mas esta primavera vacilante pasa también demasiado pronto. Luego será ya el verano: infinito agobio.


Más artículos sobre Naturaleza:
-
Estela divina/ Sillage divin
-
Gyps fulvus
-
Halcón
-
El Nicho

Publié dans Naturaleza- Nature

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

petitlouis 07/06/2008 11:27

Un lit de pétales de fleurs ... pour un sommeil plein de rêves embaumés !

Boris Leonardo 07/06/2008 15:06


Ti Louis, nous n'avons pas de neige, mais de fleurs qui tombent...
Merci de tes commentaires, de ta poésie.


Yasmín 06/06/2008 19:24

Nevada morada, surreal, que vuelve a probar la naturaleza mágica de la Isla. Gracias Boris, por atrapar este momento tan efímero  (alabados sean Daguerre y sus secuaces) que muestra el inevitable cruce entre naturaleza y urbanismo, la persistencia de la vida, breve y brillante.

Boris Leonardo 07/06/2008 15:00


Yasmín. Tus comentarios me alientan, siempre. Cuando comencé con el blog no tenía una idea muy precisa de a dónde iba, pero con el tiempo he ido descubriendo que, por
ejemplo, llevarte La Habana hasta Quito, sin necesidad de visas o aviones, puede ser una excelente razón para seguir haciendo fotos.